Cómo actuar ante una inspección fiscal en tu empresa

Escrito por | marzo 12, 2018 | Varios Asesoría | 0 comentarios
impuestos

Una inspección fiscal siempre es un asunto que genera preocupaciones en las empresas y los autónomos. Éstas pueden producirse, de hecho, sin previo aviso por parte de Hacienda y en cualquier momento, teniendo en cuenta que las inspecciones pueden llevarse a cabo por dos vías: mediante la notificación y la personación.

¿De qué forma actuar ante una inspección fiscal? En este post te mostraremos algunos consejos básicos que todos los obligados tributarios deberían tener en cuenta ante estos casos.

Qué hacer ante una inspección fiscal en las dependencias de tu empresa

En el caso de que se lleve a cabo una inspección por personación, es decir, que el personal de Hacienda se ha presentado en las dependencias de la compañía sin previa notificación, el obligado tributario tiene la obligación de poner a disposición del inspector toda la documentación que éste tenga la facultad de requerirles.

En este sentido, es de gran importancia que la empresa disponga de sus libros contables y fiscales al día. Además, debería permitir el acceso del inspector al interior de la empresa, siempre y cuando se haya emitido un informe previo recogiendo los motivos que han llevado a realizar este tipo de inspección.

También cabe señalar que el procedimiento de inspección implica la presencia del obligado tributario, o representante legal, que deberá ser informado en el momento en el que se inicia la inspección sobre el alcance y naturaleza de la misma, así como sus derechos y obligaciones.

De no llevarse a cabo este procedimiento, podemos solicitar que esta omisión conste en las diligencias que se realicen al final de la vista. Además, siempre tendremos el derecho de solicitar al inspector de Hacienda que acredite su condición.

Un aspecto que también hay que tener en cuenta es que hay determinados espacios constitucionalmente protegidos, y ante los que el inspector de Hacienda no puede tener acceso sin autorización judicial, o bien el consentimiento del empresario. Es el caso de los autónomos que trabajan desde su domicilio, por ejemplo.

No obstante, si el inspector de Hacienda dispone de la adecuada autorización, no podemos oponernos a la inspección, pues esto supondría una infracción tributaria grave, que puede conllevar sanciones de entre 10.000 y 60.000 euros.

Por lo demás, hay que tener en cuenta que las actuaciones que realice la Inspección de Hacienda se circunscriben a aquello a lo que les autorice el informe previo en el que se recogen los motivos de la inspección. Esto puede implicar, por ejemplo, solicitud de información a trabajadores y empleados de la empresa, o el acceso a los ordenadores con la asistencia del personal adecuado para ello.

Si se ha producido una inspección de Hacienda por personación, o estás inmerso en un proceso de inspección, te aconsejamos acudir lo más pronto posible a tu asesoría fiscal en Madrid.

Consigue ahora tu asesoría personalizada! Contacta con nosotros